Hoteles

Vive, sueña y disfruta en el Hotel Haïtza

Por  | 

Seguimos descubriendo la zona costera y esta vez visitamos una de las joyas de la costa, el Hotel Haïtza.

El Hotel Haïtza –la roca en euskera– está firmemente anclado en la memoria colectiva de los habitantes de Pyla. Construido en 1930 por el visionario Louis Gaume, el establecimiento de la arquitectura neovasca es el testigo privilegiado de la edad de oro y el auge de la Côte d’Argent. Haïtza se convirtió rápidamente en un lugar emblemático donde se alojaron ilustres personalidades: la actriz Annabella, la costurera Jeanne Lanvin, las familias Rothschild, Michelin, pero también Charles Trenet e Yves Montand. El hotel se convierte en el punto de encuentro imprescindible para los amantes del Bassin, epicentro de un fermento cultural excéntrico y cosmopolita.

Tras los años de historia, vuelven a reescribirla en el 2016, contando con el diseñador y arquitecto Philippe Starck.

Impulsados ​​por el deseo de preservar y revivir el espíritu del lugar, Sophie y William Techoueyres desean insuflar nueva vida a Ha(a)ïtza, aportándole ese alma extra que los hace fuertes y exitosos: una mezcla de sencillez, proximidad y elegancia.

Hotel Ha(a)ïtza - Descubre Magazine

Café Ha(a)ïtza ©Nicolas Anetso

El objetivo: devolverle a este hotel su estilo de antaño, recibir a sus amigos y presentarles el arte de vivir y los encantos de esta región que adoran.

Ya en el origen del renacimiento del Hotel La Co(o)rniche, ofrecen una nueva vida a Ha(a)ïtza, y gracias a una rehabilitación firmada por Philippe Starck, continúan su historia a orillas del Bassin.

Philippe Starck imaginó Ha(a)ïtza como una paradoja: de la gravedad del Rock surgen mundos fantaseados de nuestro imaginario colectivo.

El edificio histórico se convierte en puerta de entrada a espacios con personalidad asumida que se revelan al visitante y por el visitante. En un elegante eclecticismo, Ha(a)ïtza es una serie de abstracciones, de espacios soñados.

Hotel Ha(a)ïtza - Descubre Magazine

Le Grand Salon ©Nicolas Anetson

De la tierra fértil que le ofrece la región, Philippe Starck eligió la arena de la Dune du Pyla como uno de los elementos constitutivos del lugar. Orgánica y mineral, sólida y en movimiento, la naturaleza paradójica de la arena es la base de la construcción de la imaginación de los lugares. Es la transición entre el exterior y el interior, anclando el hotel en su región e invitándolo a viajar a otros lugares, tierras conocidas o desconocidas.

Terra incógnita que se puede encontrar en el universo fantasmagórico del Gran Salón. Un universo fascinante, un salón burgués en el que fotos y reliquias familiares se codean con recuerdos de viajes a África.

Hotel Ha(a)ïtza - Descubre Magazine

Spa ©Nicolas Anetson

La sensación de cambio de escenario se ve acentuada por la transición deliberadamente radical entre los diferentes espacios públicos. Así, el Gran Salón, esta extraña sala de trofeos en la que podría aparecer el espejismo de un viejo teniente coronel, se abre a una inmaculada zona de recepción que recuerda en su minimalismo a las galerías de arte moderno de Nueva York.

Hotel Ha(a)ïtza - Descubre Magazine

Salon David Lucas ©Cecile Perrinet Lhermitte

Philippe Starck vuelve a sacar una obra maestra el Hotel Ha(a)ïtza

“Ha(a)ïtza no es una anécdota nueva del Suroeste o del Bassin d’Arcachon. No es cursi ni encantador, sino chic y cosmopolita. Todo es “artístico”. Ha(a)ïtza es la evocación de la idea de algo, de un lugar imaginario que habría existido siempre, emancipado de toda materialidad. » Philippe Starck

La pregunta no se planteó: para William y Sophie Techoueyres, tras la renovación de La Co(o)rniche, es evidente una nueva colaboración con el diseñador.

Descubrir un objeto o un lugar diseñado por Philippe Starck es entrar en un mundo de intensa imaginación, fértiles sorpresas y fantasmagorías. Desde hace más de 30 años, este creador, diseñador y arquitecto insólito y polimórfico, fuera de convenciones, siempre ha estado presente en nuestro día a día, creando objetos «buenos» antes que bellos, y destinos icónicos que llevan a los miembros de su «tribu cultural». en otro lugar, fuera de sí mismos, y sobre todo llevarlos a lo mejor.

Hotel Ha(a)ïtza - Descubre Magazine

La Pastelería familiar ©Nicolas Anetson

Presente en nuestro día a día, creando objetos «buenos» antes que bellos

A través de su concepto de «diseño democrático», aumentando la calidad de los objetos a precios más bajos para dar lo mejor al mayor número de personas posible, Starck apareció como un pionero cuando el diseño estaba destinado exclusivamente a una élite. Pocas áreas no ha explorado el diseñador: desde muebles para particulares hasta casas de venta por correo, desde motos hasta megayates, pasando por la dirección artística de proyectos de viajes espaciales… entre otros.

Hotel Ha(a)ïtza - Descubre Magazine

Piscina ©Nicolas Anetson

Las creencias ecológicas de Starck eran un hecho antes de que se hicieran populares por respetar el futuro del planeta. Muy pronto, creó el catálogo Good Goods, el catálogo de productos para consumidores del futuro mercado moral, su propia empresa de alimentos orgánicos y, más recientemente, desarrolló el revolucionario concepto de «ecología democrática», al crear aerogeneradores personales a precios asequibles, que también anuncian barcos solares, vehículos de hidrógeno…

En esta ocasión también contamos con Ara Starck para seguir contando la historia de esta estupenda propiedad, donde ellas nos cuenta que …

“Las vidrieras están por definición ligadas a lo impalpable, y están en constante cambio. Existen solo a través de la luz que pasa a través de ellos y se transforman a lo largo de las horas del día o de la noche. Es una de las técnicas más poéticas. Las vidrieras tienen vida, vidas, con rostros ocultos. Los elementos aparecen y desaparecen. Me gusta pensar que es el eco de las mareas lo que hace aparecer o desaparecer los bancos de arena de la cuenca de Arcachon. » Ara Stark

Como una galería de arte, la recepción del Hotel Ha(a)ïtza se desarrolla en un vasto espacio de una sola pieza, iluminado por las vidrieras de colores creadas por el diseñador, una obra conmovedora y orgánica que existe sólo a través de la inmaterialidad de la luz.

Hotel Ha(a)ïtza - Descubre Magazine

Piscina ©Cecile Perrinet Lhermitte

Después de pasar por las mejores escuelas de arte, primero en Francia, luego en Londres para acabar en Nueva York… Ara está en todos los frentes. Alternativamente artista visual, pintora, pero también música, con el grupo THE TWO, es como su inclasificable y multidisciplinar padre… Tal es el estado de ánimo de Ara, cultivando el arte de torcer los límites, que le llevará a trabajar sobre soportes no estándar.

Venir y disfrutar de este lugar y mucho más que ir a un hotel o un beach club, y no olvidemos que os seguiremos hablando de este lugar poniendo también la luz en el Skiff Club y donde hablaremos del Chef Stephane Carrade con dos estrellas michelin quien está a cargo de la cocina.

¡No pierdas detalle y abónate!

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario Iniciar sesión